En muchas ocasiones, cuando usamos como texturas imágenes descargadas de internet o hechas por nosotros mismos, nos encontramos con el problema del efecto baldosa (esos encuentros demasiado evidentes en la repetición de la textura). Si lo que nos proponemos crear texturas apilables, también llamadas tileables o seamless (sin el efecto baldosa), debemos saber que es un proceso que consta de dos pasos: el ecualizado de color/luz y el ajuste entre texturas.



Parte 1. Ecualización de color y luz

  • Paso 1. Abre la textura (textura de ejemplo) en Photoshop.
  • Paso 2. Realiza una copia de la capa Fondo (Ctrl + J)
  • Paso 3. Abre Filtros > Desenfoque > Promediar
  • Paso 4. Haz doble click en la capa Fondo para desbloquearla y poder moverla.
  • Paso 5. Coloca la capa Fondo al principio de la lista de capas, ajusta su opacidad al 50% y en tipo de mezcla escoge Luz lineal.
  • Paso 6. Abre Filtros > Otro > Paso alto… y prueba con el parámetro “Radio” para controlar el efecto.

Parte 2. Ajuste entre texturas

Una vez completados los pasos anteriores, podemos guardar el resultado en un archivo de imagen o bien acoplar las capas y continuar trabajando con el mismo archivo. De una forma u otra, continuaremos con los siguientes pasos:

  • Paso 1. Abre el resultado de la operación anterior en Photoshop.
  • Paso 2. Abre Filtros > Otros > Desplazamiento… e introduce la mitad del ancho y alto de la imagen.
  • Paso 3. Ahora emplearemos las herramientas de pincel corrector, parche y el tampón de clonar para corregir la imagen.
    Herramientas a utilizar
  • Paso 4. Como bien apunta Cristóbal Vila en su blog, es importante no degradar en exceso la imagen, por lo que usaremos pinceles de pequeño grosor y con dureza alta.

Videotutorial del proceso

Fuentes consultadas




Post anterior

Leave a Reply