Dirigida por Peter Greenaway en 1987, The belly of an architect trata de un arquitecto americano que llega a Italia para preparar y dirigir una exposición dedicada a Étienne-Louis Boullée (precursor del racionalismo y autor entre otras cosas del cenotafio a Newton). La verdad es que no es una película para la esperanza. Es la historia de un hombre apasionado por un arquitecto francés del siglo XVIII (que prácticamente no edificó nada) y que tiene que aguantar toda clase de contratiempos a la hora de planificar una exposición y que se ve ninguneado por sus propios colaboradores. Se enfrenta tambien a la infidelidad de su mujer con un joven arquitecto relacionado con la exposición y a los crecientes dolores de vientre que comienza a experimentar.

Carátula de la BSO de El vientre del arquitecto
En lo que respecta a la película como tal, las ubicaciones escogidas, la fotografía y en general todos los aspectos visuales son excelentes: se nos muestra una gran Roma, de arquitectura clásica y que transmite una gran paz al espectador. La banda sonora, compuesta por Wim Mertens es sencillamente genial, sobretodo los temas con piano. Las obras de Peter Greenaway suelen ser muy personales, centrándose en las emociones y los sentimientos de sus protagonistas y jugándo mucho con la metáfora. No suelen ser películas destinadas a las masas, puede que para algunos se haga algo pesada. Pero bueno, para gustos los colores.

Por cierto, el actor que da vida al protagonista, el arquitecto Stourley Kracklite (Brian Dennehy) era el sherrif que aparecía en Acorralado (First Blood en su versión original), y que se dedicaba a putear a Rambo cosa mala.

(Visited 109 times, 1 visits today)
Post siguiente
Post anterior